Carolina Torezano es una joven diseñadora sevillana de 26 años, a la que le apasiona la moda desde que tiene uso de razón. Recuerda ir al colegio con sus conjuntos ‘’personalizados’’ porque le gustaba alejarse de lo común.

Con el paso de los años acabó en el mundo laboral del comercio. Fue ahí cuando se dio cuenta que su verdadera vocación era la moda, pero, como ella dice, ‘‘desde dentro, desde sus inicios’’. Carolina no quería vender el ‘‘sueño’’ de otro, sino que quería ser la creadora de unas prendas con mucha historia.

«Prendas de una fuerte identidad»

Estudió Diseño de Moda en Sevilla de Moda, recopiló toda la información necesaria para poder crear su propia marca. Desde que empezó a formarse en moda y a realizar sus primeras prendas, ya mostraba esas ideas diferentes que solo ella podía aportar y, desde el primer minuto, dotó a sus prendas de una fuerte identidad, estilo y personalidad.

Con sus diseños quiere transmitir personalidad, empoderamiento y autenticidad.

Para ella es muy reconfortante saber que el público reconoce una prenda suya, solo con verla, por el tejido o el patronaje. Así es como Carolina Torezano daba la espalda a lo establecido, al fast fashion, para enfocarse en prendas diferentes, pensadas para llenarlas de recuerdos en eventos muy especiales.

Añade Carolina, «en la moda hay un hueco para todos», solo que lo fácil es vestirse como se impone o como vemos en las redes sociales.

Con sus diseños, Carolina quiere transmitir personalidad, empoderamiento y autenticidad. Aunque a ella le gusta definir su estilo en cada prenda que confecciona y llenarla de ‘‘brilli brilli y color«, es consciente de que hay que tener en cuenta las preferencias del cliente, su morfología y personalidad.

Esta joven diseñadora encuentra inspiración en todas partes, especialmente, cuando viaja porque reconoce que es cuando su mente está más relajada y las ideas vienen solas.

Le encanta innovar, buscar y rebuscar, pero, sobre todo observar. Siempre hay alguna idea rondando en su interior.

Este proceso le resulta divertido, puesto que deja volar su imaginación y surgen ideas muy disparatadas.

Carolina reconoce estar viviendo una época complicada por el COVID. El sector de la moda, al igual que todos, está recibiendo un gran palo por la falta de eventos, por los que no tiene eventos, ferias o pasarelas. Aún así, no se desespera. Recuerda que en su último año de carrera, tuvo la oportunidad de desfilar en el Certamen de jóvenes diseñadores de SIMOF. Ahí comprobó que nada es imposible, y que este parón solo conseguirá que en cuanto tenga oportunidad, volverá con más fuerza, ganas e ilusión.

Deja una respuesta

X